Los próximos ‘unicornios’ chilenos

Los que siguen a Cornershop en el camino a los mil millones de dólares

La firma de delivery fue comprada en un 100% por Uber, lo que la valuó en US$3.000 millones a pasos de Crystal Lagoons.

Fuente: La Segunda

Ayer se dio a conocer que la firma de delivery de alimentos Cornershop se vendería completamente a Uber, valorizándose en US$3.000 millones y convirtiéndose así en el segundo unicornio en la historia chilenas después de Crystral Lagoons, la firma inmobiliaria que ha sido valuada por US$4.100 millones, del empresario Fernando Fischmann.

‘Unicornio’ es el término usado en el ecosistema emprendedor para referirse a startups que alcanzaron valores sobre los US$1.000, y tras las millonarias rondas de financiamiento, también este año, de The Not Company y Betterfly en EE.UU., la pregunta es, ¿quién será la próxima empresa en ganarse este título?

Entre los candidatos el más nombrado es justamente la compañía que crea alimentos basados en plantas con inteligencia artificial, quien ya atrajo la atención en 2020 del fondo del hombre más rico del mundo, Bezos Expeditions, cuando levantó US$85 millones. A esto se sumó este año el apoyo del empresario Danny Meyer, del fondo USHG, que le permitirá a la empresa de Matías Muchnick aterrizar en EE.UU. como ya lo había hecho Cornershop un año antes, y disparar su crecimiento.

“Los dos siguientes en la fila son NotCo. y Betterfly. Yo creo que este año, al menos una de esas dos alcanzará a ser un unicornio’, señala el partner de Alaya Capitals, Claudio Barahona, quien cree que el contexto potenciará aún más a este tipo de empresas. ‘Mientras los corporativos están atascados, las empresas de tecnología han tenido mucho financiamiento, han crecido a una velocidad impresionante. Las soluciones digitales nos salvaron durante la pandemia’, agrega.

‘En el más corto plazo, por valorizaciones NotCo. es el más cercano para ser el próximo unicornio. También le sigue Betterfly, que levantó US$60 millones en EE.UU.’, comenta Javier Cueto, CEO de Grupo Imagine, incubadora privada apoyada por Microsoft.

En la ronda nombrada por Cueto, que fue la semana pasada, Betterfly logró levantar capital de Softbank: el mayor inversionista del mundo en empresas tecnológicas y que ya ha creado financiado a más de 40 de los 600 unicornios tecnológicos del mundo según Forbes. Betterfly, de los hermanos Eduardo y Cristóbal della Maggiora podría ser el próximo.

Pero Cueto también destaca a otra empresa que para muchos ha pasado bajo el radar: Phage Lab. Y no es el único que cree que desde la ciencia y la bacteriología de vanguardia de la empresa cofundada por Hans Pieringer y Nicolás Ferreira podría salir la nueva startup chilena billonaria. ‘Tenemos todo el hambre de ser un unicornio’, dijo Hans Pieringer a DF el año pasado. Poco después, cerraron una ronda donde levantaron US$30 millones.

‘En Phage invirtió Kaszek Ventures, la firma de capital de riesgo más grande de América Latina, que ya tiene 9 unicornios. Tener buenos socios y que aporten más allá de solo capital es muy importante para lograr esa valorización de mil millones de dólares. Además de eso, Phage Labs es un ‘spin-off’ de la Fundación Ciencia & Vida, de Pablo Valenzuela y Bernardita Méndez, que son eminencias en sus áreas. Entonces hay mucho potencial ahí’, comenta el presidente de la Asociación de Venture Capital y socio de Carey, Francisco Guzmán.

Fintual es otra que va por el camino transformarse en unicornio, dicen los consultados en esta nota. La fintech no ha hecho público su actual valor, pero es la más grande en su sector en el país con fondos administrados que hoy superan los US$500 millones y 57 mil clientes. Ya entraron a México, lo que les permitirá un crecimiento más acelerado. Además, Fintual fue la primera firma chilena en lorar el apoyo de Y Combinator, aceleradora que tuvo bajo su ala a firmas billonarias como Airbnb.

Circulo virtuoso

Los casos de éxito de Cornershop, The Not Company y Betterfly generarán un círculo virtuoso, dice el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Pablo Terraza, al potenciar la creación y el financiamiento a nuevos emprendimientos.

‘Cuando una startup logra ser unicornio, esta queda con una situación de liquidez muy alta, y, en el 99% de los casos, decide invertir su capital en lo que ya conocen, en aquellas startups en etapa temprana de alto potencial, ya que ven una oportunidad de guiar esta ruta de crecimiento exponencial de creación de valor y retorno para los inversionistas’, comenta el ejecutivo.